Guia Definitiva sobre la Velocidad de carga de tu Blog

La velocidad de carga de tu blog es un factor que imprescindiblemente debes tener en cuenta para mejorar tu sitio. No es exagerado decirte que, en realidad, la velocidad de carga es un factor importante para el éxito de tu blog. Nadie tiene el tiempo ni la paciencia para esperar mucho a que un sitio web cargue. Es más, en un estudio realizado en el 2019 se determinó que el 53% de los usuarios que ingresaban a páginas web las abandonaban si éstas tardaban más de 3 segundos en cargar ¡3 segundos!

Ya que es algo muy importante, y que un blog rápido es algo que indiscutiblemente aman los lectores y cualquier usuario de internet, en este artículo te hablaré un poco sobre este tema, pero además, te traigo 6 herramientas online con las que podrás medir la velocidad de carga de tu blog.

Sin embargo, quiero adelantarte que 3 de ellas son más recomendadas por los expertos que otras, a saber: GT Metrix, PageSpeed Insights y Pingdom Tools. Te sugiero que te quedes y descubras por qué, ¿Te animas? ¡Pues empecemos!

¿Qué es la velocidad de carga?

Pues bien, seguro que has leído mucho este término pero realmente no conoces su definición, más allá de que es cuánto tarda en abrir tu blog, ¿No? Bueno, me tomaré el gusto de explicarte qué es.

La velocidad de carga no es otra cosa que el tiempo en que se demora una página web en mostrarse completamente frente al usuario. El tiempo comienza a contarse desde el instante en el que el usuario ha hecho clic en algún link para acceder a ella desde algún navegador.

Hay que saber que una página web es vista como una especie de paquetes de archivos, y varios factores afectan en la rapidez con la que todos esos archivos (imágenes, textos, gifs, videos, páginas, posts, etc) se cargan al mismo tiempo para el usuario.

Entre una de las cosas que afectan a la velocidad se encuentra el tiempo de respuesta del servidor de hosting. Pues cuando el usuario hace clic en algún link para ingresar a tu blog, esa petición es enviada a dicho servidor en donde alojas tu website, y éste debe responder enviando una señal respuesta, la cual es la visualización de tu blog.

Eso es la velocidad de carga, pero como te digo, su rapidez no sólo depende del hosting que contrates, sino también de muchos otros factores que, por supuesto, en breve te mostraré. Así que te sugiero que continúes leyendo para que los descubras, junto a otros aspectos interesantes.

velocidad-de-carga

La velocidad de carga de un blog es más lenta que de un sitio web

Sí. Un blog tarda más tiempo en cargar que un sitio web, y la razón de esto es porque el blog tiene más elementos ―o archivos― que un sitio web, y al tener más archivos que se necesitan cargar, obviamente eso repercute en una menor velocidad para hacerlo.

Te hago un ejemplo con la página de inicio de ambos sitios. La página de inicio de un sitio web es una página estática, con alguna información de interés y algunas imágenes con texto para captar la atención del visitante. Pero, la página de inicio de un blog suele mostrar una cierta cantidad de posts publicados. Esos posts que se muestran son elementos adicionales que claramente necesitan ser cargados para que el usuario pueda verlos.

Sin mencionar que un blog tiene otros elementos como un buscador, secciones de comentarios en cada artículo, imágenes de encabezado, imágenes a lo largo del artículo, quizás algún video también… Todo eso sólo hace que el blog sea más pesado que un sitio web.

Entonces, para que lo veas mejor, ¿A cuál de los dos puedes mover de un punto al otro más rápidamente: A un blog o a un sitio web? Pues a un sitio web, exacto; porque el blog es más pesado al contener más elementos que cargar.

Ahora quiero tocar otro punto igual de importante y que tú necesitas conocer para apreciar la importancia del tiempo de de carga de tu blog. Así que vamos a él.

¿Por qué deberías mejorar la velocidad de carga de tu blog?

La pregunta es muy fácil de responder, y es que todo se reduce en complacer a los visitantes, en brindarles una experiencia de usuario positiva para que queden con ganas de volver a tu blog. Una óptima velocidad de carga es algo que indiscutiblemente aman los usuarios de internet. Creo que un buen ejercicio es que te preguntes a ti mismo lo siguiente: “¿Cuánto tiempo suelo esperar para que cargue un artículo de algún blog?”, quizás te sorprendas con tu propia respuesta.

Y siendo así, tenemos entonces que, optimizar la velocidad de carga de tu blog hace que ganes la estima de tu audiencia, porque esos usuarios no dirán: “Dios, el blog de fulano es toda una tortuga para cargar”; ellos dirán: “¡Dios! El blog de fulano carga bestialmente rápido”.

Y en verdad esto sucede, porque no hay nada más desagradable que hacer clic a un post y que éste tarde mucho en cargar. Y no lo digo yo, lo dicen los estudios; en uno realizado el año pasado se descubrió que el 50% de los usuarios de internet afirmaron que intentan actualizar una página al menos una vez cuando ésta tarda 3 segundos en cargar. ¡Hay gente que recarga la página cuando apenas lleva 3 segundos sin cargar aún!

Al menos muchas personas prefieren recargar antes de abandonar, porque por otro lado existen muchas personas que sí lo hacen. Si tu blog tarda más de 3 segundos en cargar el usuario puede abandonarlo, e ir en busca de otro, así de sencillo. Y eso es muy malo para ti porque tú propósito es ganar lectores ¡No perderlos!

velocidad-de-carga

Quiero hacer énfasis en que de verdad la velocidad de carga de tu blog es un factor fundamental para su éxito. Fíjate que 14% de los usuarios también afirman que visitan el sitio de un competidor si la página web no se carga en 3 segundos. Y también el 22% de los usuarios manifestó que cierran la pestaña del navegador cuando el tiempo de carga de la página es mayor a 3 segundos.

Creo que con esos datos y con lo que te acabo de explicar queda bastante claro que si quieres ganar lectores, seguidores, aumentar tu audiencia, captar potenciales clientes, generar leads, concretar conversiones y muchos otros objetivos en tu proyecto, necesitas sí o sí tener una velocidad de carga que en la medida de lo posible no supere los 3 segundos.

Para ello ahora compartiré contigo muchos aspectos que debes considerar para mejorar esta velocidad, así que vamos allá.

¿Qué debes considerar para optimizar la velocidad de carga de tu blog?

Los siguientes son los aspectos, factores o elementos que debes tener presente a la hora de tomar acciones para mejorar u optimizar la velocidad de carga de todo tu blog.

Contrata un hosting rápido

¡Claro! El primer factor que te mencioné al principio de este artículo no es cualquier cosa. Y es que la elección de un buen hosting es uno de los primeros pasos que debes dar para abrir tu blog, y ya desde los primeros pasos tienes que pensar en la velocidad de carga que éste tendrá.

Puedes optimizar tu blog en otros apartados, como en la optimización de imágenes, pero si el hosting donde tienes alojado tu blog no es estable ni rápido, no estás haciendo nada, aunque suene duro.

Best-WordPress-Hosting

Si quieres un hosting rápido te sugiero que pienses en dos cosas antes de contratar alguno o, para que te mudes a otro: 1) Que sea de pago y de alta reputación; 2) Que sus servidores físicos estén en el mismo continente que tú y tu audiencia.

Te explico un poco sobre ambas cosas. Primero te digo que sea de pago y que tenga alta reputación, porque de nada sirve que contrates un hosting de pago pero que nadie usa y por ende puede ser muy poco seguro. Existen hosting de pago que son económicos pero también de calidad, por ejemplo, Sered, Webempresa, Raiola Networks, SiteGround entre muchos otros.

Puedes elegir al hosting más económico de todos ellos, y aún así tener la seguridad de que pagarás al mes por un servicio de calidad, rápido, seguro y estable.

El segundo punto es sobre sus servidores físicos. ¿Recuerdas que te dije que lo determinante en cuanto a hosting es el tiempo de respuesta que tengan? Bueno, ese tiempo de respuesta viene determinado por la distancia que existe entre la ubicación de sus servidores físicos (instalados en algún país) y tu ubicación, junto con la de tu público objetivo. Cuanto más lejos estén los servidores de ti y tu público, más lenta será la velocidad de respuesta, y en consecuencia más lenta será la velocidad de carga.

Te pongo un ejemplo, tú eres español y tus lectores también lo son, pero el hosting que contrataste posee sus servidores físicos en Estados Unidos; como ves, hay un gran camino por recorrer desde España a Estados unidos (para enviar la petición de ingresar a tu blog), y luego de Estados Unidos a España (para recibir la respuesta emitida por el servidor).

Pero la distancia sería muchísimo más corta si los servidores físicos estuviesen ubicados igualmente en España, lo que produce una velocidad realmente mayor.

Usa un tema o plantilla optimizada

El tema o plantilla es el diseño predefinido de tu blog, y tú tienes que darte la tarea de buscar entre los miles que existen y elegir alguno que, más allá de que sea muy atractivo, esté optimizado para mejorar la velocidad.

¿Cómo es una plantilla optimizada? Pues bueno, aquella que no tiene opciones de diseño y personalización de más; porque esas que tienen muchas opciones que ofrecerte traen consigo errores nativos que, como bien lo dijo Romuald Fons, están vinculados con la existencia de un exceso de código, shortcodes, plugins obligatorios ―y quizás innecesarios―, entre otros.

La recomendación en este caso siempre es que cuando vayas a elegir un tema o plantilla, lo hagas pensando tanto en lo referente a diseño y al atractivo que tiene, como también a su nivel de optimización; pero la balanza debe inclinarse un poco más por el este último punto.

plantilla

En este sentido, en la medida de lo posible tienes que optar por plantillas cuyos diseños sean minimalistas y llamativos, claro, pero al mismo tiempo perfectamente pueden ser sencillas. Aquellas que tengan muchos elementos en pantalla sólo harán que tu blog tarde más en cargar.

Recuerda, el propósito es brindarle al usuario una experiencia positiva, una velocidad de carga rápida que le dejen ganas de navegar tranquilamente por tu sitio y de volver a visitarte en otro momento.

Optimiza las imágenes que subas a tu blog

Y cuando digo “que subas a tu blog” me refiero a todas las que subas a él. Todas. Tanto la imagen del banner, como la de tu logo (si lo tienes), las imágenes de los encabezados de cada artículo, también las imágenes que se encuentran a lo largo y ancho de cada uno para ilustrarlo, etc.

¿Cómo puedes optimizarlas? La forma de hacerlo es cumpliendo con dos requisitos: Reducir su peso (comprimirlas) y darles la resolución o tamaño correcto  de acuerdo al lugar del blog donde las quieras insertar.

Las imágenes son uno de los puntos fuertes de tu blog, son elementos con los cuales captar la atención de tus visitantes, por lo que no tienes que eliminarlas, sino optimizarlas. Si quieres reducir su peso, existen herramientas en línea para eso, como TinyPNG, la cual puede reducir el peso hasta en un 70% y 80%. Y si quieres cambiarles el tamaño puedes hacerlo con, por ejemplo, Photoshop, pero también con herramientas en línea como iLoveIMG.

Pero también hay otros factores que, si los consideras, también te ayudarán mucho a optimizarlas, porque guardan relación con el posicionamiento en Google. Estos son: Ponerle un nombre a la imagen acorde con lo que ella muestra, ponerle un nombre en la etiqueta Alt, eliminar los metadatos (que es información concerniente a la imagen, pero innecesaria, vamos), y elegir el formato adecuado, que quiero decirte que ese es JPG. En caso de ser un logo o ícono, entonces PNG.

No coloques redirecciones a diestra y siniestra

Obviamente redireccionar a tu blog, o a algún post en él, desde tus redes sociales u otro blog en el que escribas como colaborador, tiene sus beneficios, pero abusar de esta práctica también tiene sus consecuencias.

Lo que ocurre con esto es que cuando una persona desee hacer clic en alguna redirección que dejaste para tu blog, el servidor trabajará más para poder mostrar la página de tu blog, ya que primero debe ir a una para luego dirigirse a la otra para finalmente dar el resultado.

Lo que debes hacer es seguir usando las redirecciones, pero cuando veas que realmente es necesario. En caso de que apenas vayas a abrir tu blog, ya lo sabes, sé prudente en este aspecto.

Plugins, emplea sólo los que necesites

Existen miles de plugins para WordPress, tanto gratuitos como de pago, y es normal que te veas seducido por la enorme biblioteca que existe, ¡Pero no te descontroles! Sólo debes usar los que realmente necesitas.

Así mismo, también es importante que no olvides desinstalar o eliminar los que ya no usas. ¿Por qué? Porque el exceso de plugins también repercute en la velocidad de carga de tu sitio web, ya que pueden sobrecargarlo y por ello hacerlo más pesado.

El código… también debes inspeccionarlo

Sí, el código también afecta en el rendimiento. Yo sé que es muy, muy probable que tú no toques el código porque no conoces nada sobre HTML. Y sin embargo, aunque tú no lo manipules igualmente se van generando nuevas líneas de código con cada nuevo elemento que añadas a tu página.

Así que una forma en la que puedes controlar el exceso de código, es controlando la cantidad de elementos nuevos que vas añadiendo a tu blog. Siempre deberías preguntarte: “¿De verdad necesito añadir esto?”; de esa forma determinarías su importancia y mantendrías a raya todo aquello que no necesitas, e igualmente evitarías la generación de capas de código innecesarias, pero que enlentecen a tu sitio web.

Aprovecha el uso del caché

Aprovechar el caché es uno de los factores que las herramientas para medir la velocidad nos suelen recomendar.

El motivo de esto es que al hacer uso del almacenamiento en el caché del navegador logras que los usuarios no tengan la obligación de cargar todo tu blog en cada momento que quieran ingresar a él, porque una parte del mismo ya está guardado en la memoria caché. Así el usuario podrá ingresar más rápido a tu blog en otra oportunidad.

Esos han sido los aspectos que no puedes dejar pasar para mejorar la velocidad de tu blog, pero, debo decirte que existen muchos más, a nivel más técnico, eso sí. Pero ya cuidando los que te mencioné en este artículo puedes tener seguridad de que estarás construyendo un blog optimizado.

6 herramientas para analizar la velocidad de carga de tu blog

Y para cerrar este artículo, qué mejor forma de hacerlo que dejándote una lista de herramientas para monitorear la velocidad de carga de tu blog.

Todas son buenas y cumplen con su función, pero como te comenté al principio, hay 3 herramientas que son primordiales y que merecen tu atención: GT Metrix, PageSpeed Insights y Pingdom Tools, porque son las más usadas y las más fidedignas, pero las que ofrecen más información en sus análisis.

velocidad-de-carga-de-wordpress

Octagate SiteTimer

Esta herramienta gratuita te dejará saber cuánto tiempo ha tenido que esperar un usuario para visualizar una o más páginas de tu blog o sitio web. Octagate visita la página en cuestión y descarga todo el contenido que encuentra en ella, como las imágenes y redirecciones. Mientras ella va descargando el contenido, va creando índices estadísticos donde te muestra cuánto tiempo le toma a cada elemento descargarse.

Lighthouse

Lighthouse es una extensión de Google Chrome, por lo que para utilizarla tendrás que instalarla en este navegador. Su funcionamiento es sencillo, sólo tienes que copiar y pegar en el campo la dirección web de la página que quieras medir  y pulsar el botón “Generate report”. En una ventana emergente se nos mostrará la información que recopiló.

Entre los resultados obtenidos, Lighthouse nos mostrará un diagnóstico sobre el estado SEO de dicha página, así como también la accesibilidad a ésta. Algo bueno de esta extensión es que nos permite saber la velocidad de carga en dispositivos móviles y en ordenadores, que dicho sea de paso, son cosas distintas, hasta el 2018 los blogs tardaban más tiempo en cargar en smartphones que en ordenadores.

Webpagetest

Para medir una página el procedimiento es igual que en Lighthouse, e igual como funcionan casi todas estas herramientas, sólo debes poner la URL del sitio en el respectivo campo. Pero algo interesante de esta herramienta es que te permite configurar varios parámetros antes de proceder a la medición. Por ejemplo, puedes configurar la locación geográfica desde donde quieres que ejecute el análisis, elegir si desde un dispositivo móvil u ordenador, como también desde cuál navegador realizar el chequeo.

Ahora, una opción interesante que tiene Webpagetest es “First view and Repeat view”. Cuando tú actives esta casilla te mostrará los tiempos de carga de la página en cuestión, sin tener en cuenta el uso de datos guardados en el caché del navegador, gracias al “First view”. Y con el “Repeat view” analizará tu página de nuevo, pero ahora lo hará con los datos guardados en el caché del navegador; con esto podrás ver la diferencia en la velocidad de carga con y sin el uso del caché, ¿Qué tal?

webpagetest

GT Metrix

GT Metrix es muy conocida y utilizada hoy en día. Ahora, cuando quieras usarla notarás que ella dice que realizará el análisis desde Vancouver, Canadá. No te preocupes por esto porque puedes modificarlo simplemente registrándote de forma gratuita en esta plataforma. Para analizar tu blog sólo debes dejar la dirección de tu dominio.

Cuando el análisis finalice se te mostrará los resultados obtenidos, los cuales son los resultados de muchos factores que afectan tu velocidad. Pero más que eso, lo ventajoso de GT Metrix es que te indica qué tan grave es cada factor para tu velocidad de carga, así como también te muestra un índice sobre cuánto tienes que mejorar cada factor.

Entre los factores que GT Mextrix analiza para determinar la velocidad se encuentran: el número de consultas a DNS, código JavaScript, cookies, optimización de las imágenes, entre otros, y todos acompañados de su respectiva gráfica fácil de interpretar.

Si haces clic en cada factor, GT Metrix te mostrará exactamente cuáles son los aspectos que debes pulir para mejorar ese factor en específico.

Pingdom Tools

Esta otra increíble herramienta es muy parecida a GT Metrix, como también igual de completa. Aunque puedo resaltarte que Pingdom Tools te ofrece información de valor concerniente a los códigos de respuesta del servidor de hosting, además del tipo de contenido que afecta a tu velocidad como CSS, código excesivo de HTML y JavaScript. También te permite conocer el tamaño que tiene tu blog, junto con el número de peticiones para ingresar a él.

PageSpeed Insights by Google

Creo que decir que Google es el amo de internet es muy descabellado, aunque… si nos referimos a, por lo menos, occidente y parte de Europa como España, ya no se vuelve tan absurdo, ¿verdad? Y esto es así porque Google intenta estar en todo para no perder su reinado de internet, así que no podía faltar que lanzaran una herramienta para la medición de la velocidad de carga.

Pero lo cierto es que esta herramienta es de calidad como las dos últimas. Con PageSpeed también podrás elegir entre analizar desde dispositivos móviles u ordenadores, y ella realizará el análisis con base en muchos factores ―al igual que las otras dos―, pero también te mostrará aquello que puedes mejorar u optimizar sobre cada factor para mejorar la velocidad de carga.

Y por otro lado, con su informe “Auditorías aprobadas”, PageSpeed te dejará ver cuáles son los factores que ella considera que ya tienes bien optimizados. Al ser de Google, es una herramienta gratuita y muy sencilla de usar, por lo que no necesitarás más que unos minutos para conocer la velocidad de carga de tu blog.

Conclusión sobre la velocidad de carga de tu blog

Pues aquí terminamos. La velocidad de carga es muy importante para mejorar la experiencia del usuario, lo que se traduce en mejorar tu proyecto al lograr captar el interés y estima de cada nuevo visitante. De lo contrario, si tu velocidad de carga es lenta, disminuirá el número de tus visitantes y todo el esfuerzo que inviertes en tu blog estará siendo en vano.

Y ya sabes qué tienes que hacer para mejorar la velocidad de carga de tu blog:  Elegir una plantilla optimizada, contratar un hosting rápido, usar plugins que en verdad necesites, optimizar las imágenes que subas, y cuidar otros detalles técnicos.

Por otro lado, ya sabes que las primeras herramientas que debes probar son GT Metrix, PageSpeed Insights y Pingdom Tools; estas 3 herramientas no sólo te muestran los factores que están afectando la velocidad de carga, también te muestran cuáles son los aspectos que puedes mejorar para optimizarlos y así aumentar la velocidad, ¡No se puede pedir más!

Si te han quedado dudas no temas en escribirlas en los comentarios, y si me artículo te fue de utilidad, de igual forma quiero saberlo. Nos vemos en el siguiente post, ¡Hasta pronto!

Deja un comentario